miércoles, 28 de septiembre de 2005

El Bar de Abajo: cerrado por jubilación

Cierre del Bar de Abajo
Desde ayer, 27 de Septiembre, permanece cerrado al público el bar "La Felicidad" más popularmente conocido como "el bar de abajo" , "el bar de la carretera" o "el bar del Rubio". Tras más de tres décadas de servicio a los caleroganos, regentado por Juan Antonio Cámara y Ausencia Miranda, no abrió ayer sus puertas con un cartel que rezaba "Cerrado por jubilación". El día anterior se llevaron el futbolín, las máquinas de millón y el billar; ayer por la mañana se desconectó la televisión y la máquina de café.

Mucha nostalgia envuelve su cierre porque el Bar de Abajo no sólo era un bar, era además un lugar de encuentro social del pueblo, era un distribuidor oficial de cerveza San Miguel en la zona ribereña, era un punto de salida hacia las fiestas veraniegas de los pueblos, era una parada de espera al autobús mañanero de Huerta-Aranda, era una pequeña sala de conciertos a los pequeños grupos independientes,...
La vida es así y debe continuar, pero no cabe duda de que echaremos mucho de menos al Bar de Abajo en el pueblo. No obstante deseamos desde aquí toda la felicidad del mundo para sus dueños y que disfruten de su iniciada y merecida jubilación.

18 comentarios:

DPD dijo...

La verdad que es una auténtica pena. Si a todos los de las Quintas que van de 1965 a 1975 nos diesen un Euro por cada minuto que hemos pasado dentro del ahumado bar en invierno, o en los bancos de la puerta buscando coche para ir de fiesta en verano... Seríamos todos ricos!!
Esos momentos con el Pichorro medio dormido encima de la barra, esas partidas de julepe, ese billar llenito de manchas, esa pegatina de la Peña del Follón puesta en el ventilador, esa máquina de tabaco inservible... Todo lo perdemos para siempre y con ello muchos de nuestros recuerdos!! DPD

Anónimo dijo...

Bueno, yo ni soy del pueblo (aunque a veces me considere como tal, después de 18 años desde la primera vez que puse mis pies en este precioso pueblo) ni he sido quinto en Caleruega, pero lo que sí puedo decir es que he cogido mis mejores resfriados sentado a la puerta del 'bar de abajo', entre sesión y sesión del baile... Y he presenciado todo ese ajetreo de gente repartiéndose por los coches para ir a los bailes de otros pueblos... La verdad es que era un lugar entrañable, con todo su humo y sus manchas, pero sobre todo lo que me tenía fascinado era el mural tras la barra con la pareja de labriegos. En fin, todo cambia, no se puede parar... Supongo que cada generación tiene sus rincones, y éste queda ya para el recuerdo de unas cuantas generaciones. En cuanto a la pegatina del Follón... Creo que ha sido la pegatina más viajera que se haya visto jamás! (Ésa, y la de la lengua de los Rolling! :)

MFM

Anónimo dijo...

A mí también me da mucha penita. He crecido dentro de ese lugarcito, y todavía recuerdo cuando me subía a una silla o caja de cervezas para poder poner un cafecito. Siento como un vacío, me divertía mucho con la gente de cualquier edad que pasaba por allí. Ahora tendré que asumir la nueva vida, qué espero siga siendo tan positiva como hasta ahora.
Mi familia y yo agradecemos la "felicidad" (nunca mejor dicho)que la gente nos ha proporcionado, y por supuesto; ¡echaremos de menos ese ambientillo!.
De nuevo GRACIAS,

MCCM

Anónimo dijo...

La verdad es que muchos de nosotros vamos a hechar de menos nuestras reuniones alli, sobre todo aquellos que nos pasabamos parte de nuestro dia alli metidos.
Charlando, tomando una cervecita, jugando a cartas, hablando con el Rubio, con la Ausen, o bajando la tele cuando habia algun programa de musica y Mari Carmen lo ponia a tope.Creo que hay mucha gente que se ha perdido esta familia tan acogedora con todo el mundo.
Espero que ahora que van a descansar de todos estos casi 40 años trabajando sin cerrar nunca, sepan disfrutar de su tiempo libre y sobre todo de su primer nieto.
Un beso
SMC

Un mensaje desde México con cariño dijo...

Unas vacaciones en ese hermoso pueblo, y donde Juan Antonio (el Rubio) me hizo distinguir entre el café y el café americano :), imagino como estarán los caleroganos que comenzaban su día al desayunar, y lo terminaban por las noches con una jugada de cartas, la verdad que soy afortunada pues pude conocer un Bar muy Especial como lo son todos los habitantes de Caleruega. Felicidades a Ause y Juan Antonio de una mexicana que paso por su Bar, y los recuerda con Cariño, Maru Mancera desde Chihuahua México.

Anónimo dijo...

Creo que si todos los que hemos pasado buenos momentos en ese bar escribieramos aqui, no habria sitio para todos. Desde luego yo tampoco podre olvidarlo. Yo solo lo vivi en los veranos, pero de forma intensa, la verdad es que la ultima vez que estube alli fue este verano y daba penita saber que no volveria a entrar. Lourdes.

Anónimo dijo...

Aunque repita lo mismo que los demás comentarios, tengo que decir lo mismo. El bar de abajo está en muchos de mis recuerdos del pueblo. De pequeña, jugando a las máquinas, no tan pequeña... ese futbolín, los cafés y esa búsqueda "desesperada" de coche para ir de fiesta a otros pueblos...son cosas y lugares que no se olvidan. Tampoco se olvida a la gente, a Ausen y lo cariñosa que siempre fue conmigo y con mi tío Silvestre...Creo que aunque esté cerrado de algún modo sigue abierto en el recuerdo de todos los que hemos vivido algo allí. Besos desde Málaga.Ana

Angelito (yerno de Paula la del Río) dijo...

Joder, estoy llorando al leeros.

Yo lo conocí hace unos 9 años y sólo he estado allí en verano. Pero desde luego que los ratitos que he echado allí con tanta buena gente (mención especial para los de la Peña ¿Y tú de quien eres maj@?), con la tele a todo meter, la Mari Carmen hablando “bajito”, la sonrisa de la Ausen mientras te ponía unos cacahuetes y la pose del Rubio viendo la tele mientras escuchaba lo que le pedías, siempre los llevaré conmigo.

¡¡¡Que pena que mis hijas sólo vayan a saber del Bar del Rubio por las fotos que tenemos de ellas y sus quintos en la mesa del billar!!!.


Uno del grupo que inauguró la Sala de Conciertos LA FELICIDAD.

Anónimo dijo...

Somos los dueños del bar La Felicidad de Caleruega. Damos las gracias por estos comentarios que nos han hecho mucha ilusión; por esos ratos que hemos pasado juntos. Muchos saludos a todos los clientes que han pasado por el bar, y a la gente del pueblo en general.Esperamos que en esta nueva etapa que vamos a vivir sigamos contando con vuestra amistad.Gracias. Un saludo.

JACP Y AMP

Anónimo dijo...

La primera vez que entré en el bar del Rubio y la Ausen un agosto de hacer siete u ocho años, estaba tan austado que me temblaban las piernas. Espero que "tú" sepas por qué, compa. Desde que llevo yendo por Caleruega, he conocido un montón de buena gente y he pasado buenos ratos en esos "macro conciertos" del "Angel, César and company".
Creo que esta parejita ya ha currado bastante y se merece todo lo mejor en esta nueva etapa , con nietecito incluido.

UNO DEL PUEBLO dijo...

LOS QUE NACIMOS EN EL 64
Y PASAMOS INVIERNOS EN EL PUEBLO JUGABAMOS EN INVIERNO AL JULEPE QUE PELEAS TENIAMOS QUE LO DIGA EL DORITO EL MORUSQUILLO, EL CONEJO ETC QUE BIEN LO PASABAMOS Y EL RUBIO O PICHORRO DICIENDO VAMONOS ACABAR YA .Y SEGUIA DORMIDO EN LA BARRA
QUE TIEMPOS. LOS BUENOS RATOS QUE PASABAMOS EN ESE BAR DE LA FELICIDAD
Y CUANDO ERAMOS NIÑOS VIMOS EN LA TELEVISION DEL RUBIO EL HOMBRE EN LA LUNA ALRREDEDOR DE AQUELLA ESTUFA QUE TENIA EN MEDIO CON MAS DE 30 PERSONAS SENTADOS EN LAS SILLAS MIRANDO LA TELE TODO UN ACONTECIMIENTO. CON AQUELLA VIGA DE HIERRO QUE TENIA EN MEDIO QUE LOS CHICOS TREPAPAMOS ANTES DE LA REFORMA QUE HIZO
AQUELLAS TARDES CON EL FRUTOSO MERENDANDO ARENQUES EL DOMINGO EL DE LA PAULA SENTADO ALRREDEDOR DE LA ESTUFA CONTANDONOS HISTORIAS
EL CARTERO DIONISIO CON OTROS SENTADO EN LA CALLE AL QUE TENIAMOS MIEDO.
TODA UNA VIDA ALRREDEDOR DE ESTE BAR
QUE PENA PERO LA VIDA CONTINUA
ESTE BAR ES PARTE DE LA HISTORIA DE ESTE PUEBLO

Anónimo dijo...

Que importante ha sido el "bar de abajo" para todas nuestras vidas, verdad?
Que pena que siempre le demos valor a las cosas cuando ya no las tenemos.
Enhoranueva familia, y que disfruteis. Gracias.

Anónimo dijo...

valla lio que nos ha montado el rubio con cerrarnos.ahora donde jugamos las chicas a las cartas en invierno?de todas formas enhorabuena a toda la familia y a vivir que son dos dias(me he enterado que juan anyonio hace la compra)un besazo

Anónimo dijo...

Todavía no he ido al pueblo, pero voy este fin de semana. No me puedo imaginar cómo puede estar la calle del bar de abajo. Al pasar con el coche siempre había una ventanuca abierta y el "Rubio" apoyado en la barra. Siempre había luz, siempre gente. Lógicamente ellos también tienen derecho a descansar, pero no deja de ser un cambio importante para el ambiente del pueblo.
Quienes hemos podido estudiar en la mesa del fondo; comer patatas fritas, berberechos (como le gusta a la Mari), mejillones y muchas pipas, siempre tendremos en nuestra mente esas tardes y noches.
Sin olvidar aquellas noches en que yo he podido ver espectáculos de gente ambulante (eran un acontecimiento, y no sé si se acordará alguien de ello).
En fin, este fin de semana lo veré y seguramente me dará pena por observar que esa calle ha muerto un poquito, pero me alegraré porque sus dueños por fin han alcanzado su descanso merecido.
Felicidades a toda la familia del "Bar de Abajo" (Juan Antonio, Ausencia, Mari Carmen y Juan Carlos).

HORTENSIO dijo...

Que pena por nosotros y al mismo tiempo,que alegría por ellos, la cordialidad con la que nos habeis deleitado a todos nosotros y a nuestros hijos es algo que siempre tendré en mi memoria , que momentos tan entrañables he pasado jugando al mus,juego que me apasiona,así que alguno ya sabrá quien soy. AUSEN y JUAN ANTONIO han hecho que me sienta tan "BIEN" que las horas me parecían minutos y los minutos segundos, es la mejor manera de explicar la teoría de la relatividad.
Recuerdo como AUSEN regalaba chuches a nuestros peques y hasta en una ocasión mi hija que tendría 4 años me dijo que donde"EL RUBIO" las chuches no se pagaban, "no tengo palabras"

Bueno solo tengo una:

GRACIAS

miguel y carmen dijo...

Miguel y Carmen desde Laredo,nos unimos a quienes tanto os echan de menos.Vuestros vecinos de unos cuantos años saben de vuestras bondades,de vuestro saber estar y de vuestro servicio a caleroganos y tantas gentes de los alrededores o de paso que eran clientes y amigos vuestros.
Bueno.Ahora no podreis decir que no teneis tiempo de daros una vuelta y visitarnos con calma en esta bonita villa pejina,de amplia playa y bonitos paisajes...Claro,que a lo mejor nos vemos antes en Barbadillo..

Anónimo dijo...

Si, es una pena que el bar del Rubio, el de enfrente de casa de mis abuelos haya cerrado. Recuerdo las tardes y noches comiendo pipas y bebiendo botellines en la acera esperando coche que nos llevara a fiestas de los pueblos con mis amigas de la Peña El Pocito. Pero sobre todo, el cariño mútuo que mi familia y difunto Valeria siempre hemos profesado a esta familia. El nombre del bar refleja a la perfección los momentos vividos. Enhorabuena familia y que disfruteis! EVA

Jose dijo...

Cuanta tontería