martes, 1 de noviembre de 2011

Todos los Santos

"El ábol de la vida y de la muerte" (Foto: Miguel Ángel Peña Pérez)

Dedicar un día especial a recordar a nuestros antepasados difuntos es una costumbre tan ancestral como humana. En estos días, preparar unas flores, limpiar las lápidas, arreglar la tierra de las tumbas y susurrar una oración se convierte en el rito más palpalble y notable que vemos en pueblo en este comienzo de Noviembre. Y en Caleruega además lo asociamos a aquella antigua costumbre de La Machorra, en el que las pandillas de mozos cogían una oveja, hacían meriendas en los lagares y terminaban cantando el padre nuestro y otras canciones de ánimas desde la torre de la iglesia.

"Preparando el guiso de La Machorra"

Este año, además, el accidente en la recta de la Revilla nos ha hecho comprobar la fragilidad y caprichosidad del destino de la vida. Pese a todo, los involucrados, aunque magullados, están estables y bien. Un mensaje de ánimo desde aquí para su recuperación.
Y no debemos olvidarnos también de esa fiesta tan importada como incorporada al acerbo cultural español que es Halloween, cuyo exponente principal en el pueblo lo encontramos en la macrofiesta del Trébede que ha durado hasta bien avanzado el amanecer. La preparación en los disfraces, el buen ambiente reinante, el ambiente de fiesta sin tener que salir del pueblo, son elementos ya tradiciones y asentados a estos días.

Comienza Noviembre con esta fecha mágica del 1.11.11, con una ligera lluvia, sin frío y con fuerzas renovadas para vivir intensamente los 2 últimos meses de año.